Dr. Gerardo Castillo: De los mejores especialistas en rinoplastia en Monterrey


La rinoplastia es la combinación de dos vocablos griegos, rhrinos, que significa Nariz, y plassein, formación. A fin de cuentas es la intervención para reparar, modelar o mejorar la nariz del ser humano; sin lugar a dudas es uno de los procedimientos más sensibles y visibles, al ser nuestro rostro una de las partes más delicadas e importantes para nuestra interacción con nuestros congéneres. Por esta razón, el Dr. Gerardo Castillo tiene la empatía para escuchar todas las dudas de sus pacientes, siendo uno de los especialistas más renombrados en rinoplastia en Monterrey.

Historia de la rinoplastia

Muchos piensan que estas intervenciones son un invento de la modernidad, pero nada más alejado de la verdad. En diferentes fuentes arqueológicas, escritos y referencias históricas, se tiene el conocimiento conciso de las primeras operaciones de nariz en India y Egipto al menos 2500 años antes de Cristo. Por la aberrante práctica de castigo institucional a ladrones o condenados por diferentes causas, era común la amputación de este apéndice, de lo cual se intentaba reparar el daño con estas intervenciones.

Se considera al médico hindú Ayurvéda Sushruta el padre fundador de la cirugía plástica. La base de su conocimiento quedó plasmada en su tratado de medicina llamado “Susruta-samhita”, el cual fue compuesto entre el siglo II y IV, después de Cristo. La copia más antigua data del siglo VIII y está escrito en árabe, cuyo idioma sirvió para su propagación en Occidente. Entre los 184 capítulos del manuscrito, se detalla el uso de 700 plantas medicinales, la descripción detallada de 1,120 enfermedades, y la preparación de 57 medicinas orgánicas y 64 minerales; entre sus ilustraciones se detallan cuestiones innovadoras para su época en la comprensión de la anatomía humana, aplicadas a la cirugía. Entre una de las técnicas usadas, destacan los diferentes tipos de métodos para realizar operaciones de rinoplastia; en algunas se reparaba este órgano usando una parte de la piel de frente, haciendo un injerto de piel, de forma depurada esta técnica es usada hasta nuestros días.

En el siglo XIX los médicos residentes en la India comenzaron a investigar los métodos tradicionales, de esta forma vieron y registraron los métodos para rinoplastias, quedando evidencias graficas en la revista Gentleman´s Magazine. De esta base y con la investigación de 20 años del doctor Joseph Constantine Carpue, fue posible realizar la primera operación de rinoplastia exitosa en Inglaterra en 1815. En honor a este origen, uno de los puntos centrales para el centro del meridiano frontal, es conocido como “Indian Flap”, “Aleta Hindú”.

Como documentos históricos de los procesos de rinoplastia en occidente, se conocen las crónicas del historiador romano Aulo Cornelio Celso, quien publicó en el año 14 después de Cristo, ocho tomos dedicados a las técnicas de medicina de su época. En ellas se detallan procedimientos y técnicas de cirugía plástica para la reconstrucción de nariz, orejas y labios. De la misma forma se conocían los problemas de la gangrena y la manera de amputar estas partes nocivas para salvar al paciente.

El emperador Juliano el Apóstata, en el antiguo Bizancio, le mandó a escribir a su médico real conocido como Oribasio, sus procedimientos médicos. Se llaman la Sinagoga Medicae, con 70 volúmenes escritos entre el año 363 a 400 después de Cristo. En sus láminas se encuentran la forma de sanar defectos faciales, realizando reconstrucciones quirúrgicas con daños en incisiones mínimas, de la misma forma se atendían daños en los labios, cejas, mejillas, barba y la restauración de la nariz.

Después del final del Imperio Romano, y el comienzo de la Edad Oscura, y la Edad Media, las técnicas avanzadas de la época romana se perdieron en Europa. Solo quedó un manual escrito en inglés antiguo, el manual de Leechbook del año 920, el cual detalla la cirugía para la eliminación del labio leporino.

Tuvo que llegar el renacimiento italiano para que en Europa se volvieran a tener los conocimientos anatómicos necesarios para realizar intervenciones quirúrgicas con el profesor de la Universidad de Bolonia, Gaspar Tagliacozzi en 1597; entre las láminas de sus manuales, se encuentra un proceso de rinoplastia para utilizar un parte del bíceps para modelarlo e injertarlo como nariz.

Edad moderna de la rinoplastia

En el año 1818 el doctor alemán Karl Ferdinand von Gräfe fue el que acuñó e inventó el término rinoplastia, llamándola “Rhinoplastik“. En este manual describe cincuenta y cinco procedimientos diferentes para esta especialidad. El discípulo de von Gräfe, el doctor Johann Friedrich Dieffenbach desarrolló las técnicas de su maestro, siendo el primero en utilizar anestesia para confort del paciente, publicando sus procedimientos en el libro Cirugía Operativa en el año 1845, convirtiéndose en la guía básica del cirujano plástico.

Otro médico alemán, el Dr. Jacques Joseph publicó otra obra fundamental para esta especialidad: Rinoplastia y otros Facial Cirugías Plásticas en 1928, depurando las técnicas y creando una forma para realizar una reducción de la nariz a nivel más armonioso y estético.

Mientras, en el otro lado del mundo, en el continente americano el Dr. John Orlando Roe en los Estados Unidos en 1887 efectuó la primera rinoplastia endonasal (rinoplastia cerrada), creando la vanguardia para eliminar deformidades o rectificaciones, sin realizar procedimientos tan dolorosos o con exposición.

Objetivos diversos de la rinoplastia en Monterrey

En la actualidad, con las bases que nos dejó el gran legado de médicos antiguos e investigaciones modernas, es posible encontrar diferentes tratamientos y alternativas para mejorar la apariencia estética, pero también la funcional de la nariz. Como pudimos leer anteriormente, los procedimientos más antiguos tenían en mente quitar malformaciones o subsanar lesiones, heridas o amputaciones. De todas las formas se buscaba ayudar al paciente, a sentirse y verse mejor. Con la ciencia moderna, la otorrinolaringología, se apoya en la cirugía plástica, para corregir serios problemas de nacimiento u otros que afectan la respiración u otras repercusiones de este sistema.

El equipo experto del Dr. Gerardo Castillo, ofrece una de las mejores opciones para realizar rinoplastia, ósea cirugía de nariz, con los máximos estándares a nivel mundial, para llegar al balance perfecto del rostro humano.

Es una preocupación del Dr. Castillo encontrar el mejor aspecto natural para el adecuado uso de la rinoplastia en Monterrey. Para obtener más información, o si desean programar una consulta con el Dr. Gerardo Castillo, por favor agenden su cita al 8110778664 y 8115541175. De la misma forma pueden comunicarse a través de nuestras redes sociales, o medios electrónicos.