Aplicación de Toxina Botulínca

Botox®,  Dysport®,  Xeomeen®

El tratamiento cosmético de la toxina botulínica es un procedimiento no quirúrgico utilizado para relajar la musculatura de determinadas regiones de la cara, especialmente donde existen arrugas profundas, entre los ojos, en las líneas de las cejas y la frente, para suavizar las zonas afectadas y crear una apariencia facial más suave y joven.

Los efectos pueden durar de cuatro a seis meses dependiendo de cada paciente y la administración de las inyecciones no requiere más de pocos minutos, con muy poco o nada de moretones o inflamación.

Traiga a un(a) amigo(a) y reciba excelentes ofertas!!